Ambas instituciones comparten principios ideológicos centrados en la dignidad de la persona. El concepto de desarrollo que se comparte, es un desarrollo integral, sustentable y que contempla la perspectiva de género. Todo el proyecto está enfocado a potenciar la comercialización de productos elaborados por mujeres indígenas de los Departamentos de Chimaltenango y Sololá.