APEP trabaja con FPSC y con financiación OFID en ocho comunidades rurales de Bolivia para mejorar el acceso al agua de sus poblaciones. El proyecto se encuentra muy avanzado, contando ya con 6 de las 8 comunidades con servicio de agua potable a domicilio. Y 7 de ellas ya tienen constituidos legalmente los comités de agua, que cuentan con personalidad jurídica para poder realizar una gestión eficiente y sostenible de los sistemas de agua potable instalados. Con estos componentes, el proyecto no sólo permite el acceso al agua a la población, sino que tiene una repercusión positiva sobre su salud, al remitir las graves infecciones gastrointestinales causadas por el consumo de agua contaminada. Y del mismo modo, se fortalece a la sociedad civil, dotándola de herramientas para su autogestión, y la sostenibilidad del proyecto, repercutiendo de forma positiva sobre el desarrollo socio-económico de la zona.

Las principales infraestructuras realizadas ha sido la perforación de pozos, la creación de tanques de almacenamiento de agua, la construcción de plantas potabilizadoras y la red de canalización y suministro de agua a los hogares. Como valor añadido, el servicio de agua potable a domicilio ha atraído al núcleo urbano de las comunidades a familias de campesinos que hasta hace poco malvivían en chozos junto a sus cosechas. De igual manera, otros servicios sociales se están afianzando como brigadas médicas, dotación de nuevas aulas en las escuelas y servicios regulares de transporte público: la carencia de agua potable era un freno al crecimiento de la comunidad, y el aumento de la misma demanda unos servicios mayores y más eficientes, que reciben mayor atención por parte de las autoridades.