El centro fue inaugurado en 1999. Desde entonces trabaja directamente con la población indígena, enseñando a las mujeres las causas de la desnutrición y cómo mejorar su propia dieta y atención médica, prestando una especial atención a  la inclusión  de prácticas de higiene y seguridad alimentaria para ellas y sus hijos.